Etiquetado: podemos

SOBRE EL REFERENDUM CATALAN

A ti que ahora mismo me lees, o tienes la intención de seguir leyendo, te puedo asegurar que lo que diré a continuación es sin acritud y con la intención de decir lo que creo que es justo e igual a otras comparaciones, siempre odiosas, pero que no las hice yo.

Cuando la derecha y la izquierda españolas utilizan los mismos argumentos, con algunos matices, claro está, para decir que el referéndum catalán del uno de octubre no tiene garantías y que debe hacerse bajo el amparo de la ley, ley que emana de la constitución española del 78 y gente de Podemos y otros la denominan “régimen del 78”, que tiene connotaciones de neofranquismo, poco democrática y seguidora del régimen anterior,  para depende que, pues el referéndum catalán no entra en ese “depende que”, están yendo de la mano, utilizando sus mismos argumentos.

estelada

En la pasada moción de censura se dijo que quien no votara a favor iba de la mano del Partido Popular, así que lo que valía entonces vale ahora.

La izquierda, al menos cierta izquierda, que jamás ha leído a Marx, Engels, Lenin, etc., porque “es algo viejo que nunca triunfó” , sacarán a relucir el internacionalismo patriótico y trasnochado, al tiempo que critican el internacionalismo del CETA o TTIP para decirnos que la patria no se puede dividir, cosa que me suena y resuena a lo que en mis años mozos decían aquellos que, en absoluto, se jactaban de ser de izquierdas, sino todo lo contrario.

Es cierto que Cataluña, sea independiente o siga dentro de España, seguirá teniendo burguesía que, dependiendo del interés de cada partido, será o podrá ser decisiva y en este caso no tendremos ningún pudor en pedir su apoyo (el ejemplo más claro y reciente es el de Podemos y PDCat y PNV en la moción de censura).

Acusar a la izquierda catalana, que nunca ha ido a ninguna cita ni recepción con los monarcas borbónicos, de pactar con la burguesía no es otra cosa que hipocresía por parte de los que si acuden a rendir pleitesía al monarca.

garz y pi

Así que, dicho todo lo anterior, el uno de octubre iremos a votar bajo el amparo de la ley y con todas las garantías, porque el que tu no hayas elaborado esa ley no quiere decir que no tenga las garantías internacionales y nacionales suficientes, porque si me niegas un ámbito legal acordado no podemos esperar otros trescientos años a ver si gana este o aquel partido, que tampoco nos garantiza nada, pues se mueven en la ambigüedad más absoluta y lo haremos de este modo, porque por encima de todo somos demócratas, cosa que llevamos años demostrando pacíficamente.

 

El mapamundi a lo largo de la historia ha cambiado infinidad de veces y seguimos aquí haciendo y siguiendo haciendo las cosas mal, porque no queremos aprender de la historia, solo utilizarla en nuestro provecho.

No soy catalán, de ahí el valor de mis palabras.

¿QUE ES SER DE IZQUIERDAS HOY?

Llevo mucho tiempo, demasiado, pensando que es ser de izquierdas, porque al parecer el concepto que yo tenía ya no es vigente y no forma parte de la nueva política, que, por cierto, solo es nueva en el nombre, ya que las cosas que hacen son muy, pero que muy viejas, pero este no es el objeto de este artículo.

Estando yo como estaba con estas dudas, el pasado viernes 3 de marzo asistí a la presentación del libro “Llums i Taquígrafs – l’Atles de la Corrupció als Països Catalans” y tuve la oportunidad de hacer esta pregunta a David Fernández:

-¿que es ser de izquierdas hoy?

-me contesto que esencialmente era ser anticapitalista.

Si ser de izquierdas es ser anticapitalista, ser de izquierdas es ser antisistema y ¿Qué otra cosa que un antisistema y un anticapitalista es un marxista?

01

Los de la nueva política, aunque realmente no sabemos qué ideología tienen, porque eso de ser transversal o como dice Pablo Iglesias:

La transversalidad es parecerse a España, no a los viejos partidos

no sabemos muy bien lo que significa, porque España, tal y como la conocemos es muy diversa y cabe de todo, desde la extrema derecha, pasando por el independentismo, la corrupción, democracia de bajo nivel, justicia vendida a los intereses del estado, prensa, radio y televisión poco proclives a la neutralidad, etc., en definitiva los viejos partidos, es no decir nada, porque, tal vez y solo tal vez, en estos momentos los nuevos partidos que se denominan de izquierdas no tengan ideología y no sean ni de derechas ni de izquierdas, sino algo exento de espíritu que con un discurso revestido de progresista quiere alcanzar a todas las clases sociales con el único objetivo de alcanzar el poder, pero dentro del sistema..

Hoy afortunadamente contamos con una herramienta superimportante como es Internet que nos tiene guardadas todas las declaraciones y acciones por lo que solo tenemos que recurrir a una búsqueda para saber que es cada cosa.

Cinco partidos se definen “ni de izquierdas ni de derechas”: Podemos, UPyD, C’s, Falange y Democracia Nacional.

Si no son de derechas ni de izquierdas, y no porque lo diga yo, sino porque sus líderes lo han dicho más de una vez, tendrán que decirnos que etiqueta ponemos, aunque solo sea para entendernos en que espectro político nos movemos, pues centrándonos en Podemos que se dicen de izquierdas, pero niegan que exista la dicotomía izquierdas derechas, algo que para los marxistas es inconcebible, porque el mundo se sigue moviendo por contradicciones, sino existen ni las derechas ni las izquierdas ¿que son?

” El problema de este país va más allá de la etiqueta ideológica de la izquierda y la derecha ” @Pablo_Iglesias_

— PODEMOS (@ahorapodemos) febrero 6, 2014

Falange Española‏ @fedelasjons

Falange supera la falsa división entre izquierdas y derechas: trabajamos por instaurar una justicia social… http://fb.me/KBA0BygH 

“No nos inclinamos a izquierda ni derecha si no hacia nuestro programa, un contrato con ciudadanos” http://t.co/rS4BEBpJ@nachoprendes @UPyD

— UPyD (@UPyD) abril 2, 2012

.@InesArrimadas: “El problema de España no es de ideologías, de izquierdas o derechas, es un problema de base del sistema político”…

— Ciudadanos (@CiudadanosCs) noviembre 4, 2013

Susana Díaz: “El PSOE no es ni de izquierdas ni de derechas”

 

 

Así que de un plumazo todo el mundo es nadie sabe que, pero desde luego no son de izquierdas, eso ha quedado bien claro.

Echenique: “El comunismo es algo viejo que no funcionó”

Esta frase de Echenique pone el colofón a este artículo, quedando claramente de manifiesto que es ser de izquierdas y como está de moda la famosa frase:” “Los comunistas no tienen complejos. Los marxistas siguen siendo la izquierda.

¿Quién no está de acuerdo con lo que dice el Manifiesto Comunista adaptado a nuestro tiempo?

1.a Expropiación de la propiedad inmueble y aplicación de la renta del suelo a los gastos públicos.

2.a Fuerte impuesto progresivo.

3.a Abolición del derecho de herencia.

4.a Confiscación de la fortuna de los emigrados y rebeldes.

5.a Centralización del crédito en el Estado por medio de un Banco nacional con capital del Estado y régimen de monopolio.

6.a Nacionalización de los transportes.

7.a Multiplicación de las fábricas nacionales y de los medios de producción, roturación y mejora de terrenos con arreglo a un plan colectivo.

8.a Proclamación del deber general de trabajar; creación de ejércitos industriales, principalmente en el campo.

9.a Articulación de las explotaciones agrícolas e industriales; tendencia a ir borrando gradualmente las diferencias entre el campo y la ciudad.

10.a Educación pública y gratuita de todos los niños. Prohibición del trabajo infantil en las fábricas bajo su forma actual.  Régimen combinado de la educación con la producción material, etc.

Llegados a este punto solo nos queda definir el siguiente silogismo:

El anticapitalismo es antisistema

La izquierda es anticapitalista

El marxismo es anticapitalista y por lo tanto es de izquierdas y antisistema.

No concibo un partido sin ideología y que filosóficamente no se moje con el único fin de alcanzar el poder.

Yo me seguiré diciendo de izquierdas y marxista, sin miedo, porque nada tenemos que perder los que nada tenemos y si todo un mundo por ganar para nosotros, nuestros hijos y nuestros nietos.