Categoría: Independencia

SOBRE EL REFERENDUM CATALAN

A ti que ahora mismo me lees, o tienes la intención de seguir leyendo, te puedo asegurar que lo que diré a continuación es sin acritud y con la intención de decir lo que creo que es justo e igual a otras comparaciones, siempre odiosas, pero que no las hice yo.

Cuando la derecha y la izquierda españolas utilizan los mismos argumentos, con algunos matices, claro está, para decir que el referéndum catalán del uno de octubre no tiene garantías y que debe hacerse bajo el amparo de la ley, ley que emana de la constitución española del 78 y gente de Podemos y otros la denominan “régimen del 78”, que tiene connotaciones de neofranquismo, poco democrática y seguidora del régimen anterior,  para depende que, pues el referéndum catalán no entra en ese “depende que”, están yendo de la mano, utilizando sus mismos argumentos.

estelada

En la pasada moción de censura se dijo que quien no votara a favor iba de la mano del Partido Popular, así que lo que valía entonces vale ahora.

La izquierda, al menos cierta izquierda, que jamás ha leído a Marx, Engels, Lenin, etc., porque “es algo viejo que nunca triunfó” , sacarán a relucir el internacionalismo patriótico y trasnochado, al tiempo que critican el internacionalismo del CETA o TTIP para decirnos que la patria no se puede dividir, cosa que me suena y resuena a lo que en mis años mozos decían aquellos que, en absoluto, se jactaban de ser de izquierdas, sino todo lo contrario.

Es cierto que Cataluña, sea independiente o siga dentro de España, seguirá teniendo burguesía que, dependiendo del interés de cada partido, será o podrá ser decisiva y en este caso no tendremos ningún pudor en pedir su apoyo (el ejemplo más claro y reciente es el de Podemos y PDCat y PNV en la moción de censura).

Acusar a la izquierda catalana, que nunca ha ido a ninguna cita ni recepción con los monarcas borbónicos, de pactar con la burguesía no es otra cosa que hipocresía por parte de los que si acuden a rendir pleitesía al monarca.

garz y pi

Así que, dicho todo lo anterior, el uno de octubre iremos a votar bajo el amparo de la ley y con todas las garantías, porque el que tu no hayas elaborado esa ley no quiere decir que no tenga las garantías internacionales y nacionales suficientes, porque si me niegas un ámbito legal acordado no podemos esperar otros trescientos años a ver si gana este o aquel partido, que tampoco nos garantiza nada, pues se mueven en la ambigüedad más absoluta y lo haremos de este modo, porque por encima de todo somos demócratas, cosa que llevamos años demostrando pacíficamente.

 

El mapamundi a lo largo de la historia ha cambiado infinidad de veces y seguimos aquí haciendo y siguiendo haciendo las cosas mal, porque no queremos aprender de la historia, solo utilizarla en nuestro provecho.

No soy catalán, de ahí el valor de mis palabras.

Silencio anónimo

Las victorias se forjan en los campos de batalla con gentes anónimas, que jamás escribirán la historia a pesar de ser los verdaderos artífices de la misma.

El 31 de mayo de 2014 pronuncié el siguiente discurso en un mitin:

1-1

El futuro está por escribir y sería una pena que la historia nos marginara porque hemos tenido miedo de tomar partido.

No estamos contra nadie, no somos anti nada, solo pensamos que debemos pertenecer al pueblo en el que hemos decidido vivir, respetando su cultura,, defendiéndola, entendiéndola, porque en ella hay dolor y alegría, una forma de ser y vivir, sin que por ello debamos renunciar a nada, pues la cultura es patrimonio de la humanidad.

Vivimos momentos convulsos, oímos opiniones diferentes. Pero la realidad es que todos somos catalanes y como catalanes no vamos a imponer nada, no vamos a pedir nada a cambio, porque no somos mercenarios, no somos colonos, somos catalanes y nadie nos ha regalado el serlo, sino que vivimos, nos mezclamos e hicimos un pueblo sin interesarnos cuál es el ADN de cada uno.

1-2

La grandeza de L’Empordà es que es un crisol de culturas, que se han impregnado en la forma de ser de las gentes de esta tierra. Gente abierta como abierto es el mar que nos abraza.

Dejadme que os recuerde que dos ilustres, uno andaluz, Federico García Lorca, y otro Empordanès, de Figueres para más señas, Salvador Dalí, fueron íntimos amigos.

“Cadaqués, en el fiel del agua y la colina

eleva escalinatas y oculta caracolas…”

F.G.Lorca

Porque, no nos engañemos, existe cierta afinidad entre Cataluña y la Bética.

De la emancipación a la revolución

El mapa europeo actual no existe desde que el mundo es mundo como algunos nos quieren hacer creer y por supuesto España tampoco.

Los estados se han creado, no atendiendo a los intereses de sus habitantes, sino satisfaciendo a intereses políticos y económicos y a tratados, provenientes de luchas internas o internacionalizando los conflictos, pero la historia, la de verdad, no la que cuentan las partes interesadas, pone blanco sobre negro estos hechos, sus consecuencias y motivaciones.

No es mi intención entrar a debatir la historia, pues estudiosos del tema han vertido auténticos ríos de tinta al respecto sin que haya una idea lineal de la mismo, pues la procedencia e ideología tiende a tergiversar los hechos, aunque todos se atengan a las mismas fuentes y los mismos sucesos.

El siglo XXI verá como desaparecen muchos países y nacen otros, cambian las fronteras y, quizás, los bloques. Esto ya lo hemos visto en Europa que desde 1906 han nacido 22 estados nuevos con la disgregación de la URSS y Yugoslavia, etc., pero también desaparecieron países.

14a59f0852442e6063bc827b51c79f85

https://actualidad.rt.com/actualidad/182975-paises-desaparecer-siglo-xx

Visto lo visto no parece que el mundo vaya a desaparecer porque unos países, tal como los conocemos ahora, desaparezcan y otros nazcan y tampoco vagaran por el espacio infinito, pues antes o después formaran parte de las instituciones internacionales.

Mi punto de vista al respecto, sin tener una bola de cristal, es que naciones o estados más pequeños, según avanza el mundo actual, permitirán hacer pequeñas revoluciones que mejoraran la vida de sus ciudadanos y consecuentemente expandirán el internacionalismo, permitiendo que todos los seres humanos sean los propietarios de sus culturas, tierras, recursos, etc., evitando las penosas imágenes de hambre, emigración y penurias de todo tipo.

¿En que consistirá esta revolución? Sencillamente en la participación de los ciudadanos en la toma de decisiones y gestión de sus recursos, que no serán explotados, sino gestionados de forma más eficiente, de modo que la gente sea más feliz, pues, al fin y al cabo, esto es lo que se pretende.

Seguir como hasta ahora nos aboca, en cierta medida, a la esclavitud, pues sin creer que haciendo un nuevo país lo hagamos mejor, es cierto que tenemos más posibilidades de controlar a los grandes grupos y multinacionales, cuyo objetivo es quitarnos el derecho a decidir, a regir nuestro destino, ya que nos inculcan una cultura del consumismo, de la competitividad…, alienándonos y dejándonos un horizonte oscuro, fruto de nuestra propia impotencia.

La fuerza la tenemos las gentes, los pueblos, las personas, que nacimos libres y tenemos a nuestro alcance los elementos necesarios para romper las cadenas que nos esclavizan con el consumo, que matan nuestro planeta y, lo que es más importante, ahogan nuestros más íntimos anhelos de felicidad y solidaridad, porque el hombre es solidario.
En nuestras manos está el elegir y castigar a nuestros dirigentes políticos, porque un acto tan simple como meter una papeleta en una urna nos está condicionando la vida.

Mi foto Xilef Zeid (mi otro yo)
Radical, agnóstico, profundamente humano y solidario, soñador,  rebelde y muchas cosas más.