Categoría: Filosofía

¿QUE ES SER DE IZQUIERDAS HOY?

Llevo mucho tiempo, demasiado, pensando que es ser de izquierdas, porque al parecer el concepto que yo tenía ya no es vigente y no forma parte de la nueva política, que, por cierto, solo es nueva en el nombre, ya que las cosas que hacen son muy, pero que muy viejas, pero este no es el objeto de este artículo.

Estando yo como estaba con estas dudas, el pasado viernes 3 de marzo asistí a la presentación del libro “Llums i Taquígrafs – l’Atles de la Corrupció als Països Catalans” y tuve la oportunidad de hacer esta pregunta a David Fernández:

-¿que es ser de izquierdas hoy?

-me contesto que esencialmente era ser anticapitalista.

Si ser de izquierdas es ser anticapitalista, ser de izquierdas es ser antisistema y ¿Qué otra cosa que un antisistema y un anticapitalista es un marxista?

01

Los de la nueva política, aunque realmente no sabemos qué ideología tienen, porque eso de ser transversal o como dice Pablo Iglesias:

La transversalidad es parecerse a España, no a los viejos partidos

no sabemos muy bien lo que significa, porque España, tal y como la conocemos es muy diversa y cabe de todo, desde la extrema derecha, pasando por el independentismo, la corrupción, democracia de bajo nivel, justicia vendida a los intereses del estado, prensa, radio y televisión poco proclives a la neutralidad, etc., en definitiva los viejos partidos, es no decir nada, porque, tal vez y solo tal vez, en estos momentos los nuevos partidos que se denominan de izquierdas no tengan ideología y no sean ni de derechas ni de izquierdas, sino algo exento de espíritu que con un discurso revestido de progresista quiere alcanzar a todas las clases sociales con el único objetivo de alcanzar el poder, pero dentro del sistema..

Hoy afortunadamente contamos con una herramienta superimportante como es Internet que nos tiene guardadas todas las declaraciones y acciones por lo que solo tenemos que recurrir a una búsqueda para saber que es cada cosa.

Cinco partidos se definen “ni de izquierdas ni de derechas”: Podemos, UPyD, C’s, Falange y Democracia Nacional.

Si no son de derechas ni de izquierdas, y no porque lo diga yo, sino porque sus líderes lo han dicho más de una vez, tendrán que decirnos que etiqueta ponemos, aunque solo sea para entendernos en que espectro político nos movemos, pues centrándonos en Podemos que se dicen de izquierdas, pero niegan que exista la dicotomía izquierdas derechas, algo que para los marxistas es inconcebible, porque el mundo se sigue moviendo por contradicciones, sino existen ni las derechas ni las izquierdas ¿que son?

” El problema de este país va más allá de la etiqueta ideológica de la izquierda y la derecha ” @Pablo_Iglesias_

— PODEMOS (@ahorapodemos) febrero 6, 2014

Falange Española‏ @fedelasjons

Falange supera la falsa división entre izquierdas y derechas: trabajamos por instaurar una justicia social… http://fb.me/KBA0BygH 

“No nos inclinamos a izquierda ni derecha si no hacia nuestro programa, un contrato con ciudadanos” http://t.co/rS4BEBpJ@nachoprendes @UPyD

— UPyD (@UPyD) abril 2, 2012

.@InesArrimadas: “El problema de España no es de ideologías, de izquierdas o derechas, es un problema de base del sistema político”…

— Ciudadanos (@CiudadanosCs) noviembre 4, 2013

Susana Díaz: “El PSOE no es ni de izquierdas ni de derechas”

 

 

Así que de un plumazo todo el mundo es nadie sabe que, pero desde luego no son de izquierdas, eso ha quedado bien claro.

Echenique: “El comunismo es algo viejo que no funcionó”

Esta frase de Echenique pone el colofón a este artículo, quedando claramente de manifiesto que es ser de izquierdas y como está de moda la famosa frase:” “Los comunistas no tienen complejos. Los marxistas siguen siendo la izquierda.

¿Quién no está de acuerdo con lo que dice el Manifiesto Comunista adaptado a nuestro tiempo?

1.a Expropiación de la propiedad inmueble y aplicación de la renta del suelo a los gastos públicos.

2.a Fuerte impuesto progresivo.

3.a Abolición del derecho de herencia.

4.a Confiscación de la fortuna de los emigrados y rebeldes.

5.a Centralización del crédito en el Estado por medio de un Banco nacional con capital del Estado y régimen de monopolio.

6.a Nacionalización de los transportes.

7.a Multiplicación de las fábricas nacionales y de los medios de producción, roturación y mejora de terrenos con arreglo a un plan colectivo.

8.a Proclamación del deber general de trabajar; creación de ejércitos industriales, principalmente en el campo.

9.a Articulación de las explotaciones agrícolas e industriales; tendencia a ir borrando gradualmente las diferencias entre el campo y la ciudad.

10.a Educación pública y gratuita de todos los niños. Prohibición del trabajo infantil en las fábricas bajo su forma actual.  Régimen combinado de la educación con la producción material, etc.

Llegados a este punto solo nos queda definir el siguiente silogismo:

El anticapitalismo es antisistema

La izquierda es anticapitalista

El marxismo es anticapitalista y por lo tanto es de izquierdas y antisistema.

No concibo un partido sin ideología y que filosóficamente no se moje con el único fin de alcanzar el poder.

Yo me seguiré diciendo de izquierdas y marxista, sin miedo, porque nada tenemos que perder los que nada tenemos y si todo un mundo por ganar para nosotros, nuestros hijos y nuestros nietos.

 

HUÉRFANOS DE IDEOLOGÍA Y LÍDERES

Indignación y escepticismo caminan conmigo, tal vez porque los años no pasan en balde y el tiempo nos enseña que solo los sueños y la ilusión nos darán el fruto apetecido.

Cada día estoy más convencido que este sistema solo nos conducirá a la miseria más absoluta, miseria física y miseria intelectual, pues desde nuestra más tierna infancia nos hacen un profundo lavado de cerebro sin importar lo que es cierto o no, lo que está demostrado o solo son indicios.

31f980701c56df5118cd07af56bb30cd

La historia siempre ha sido contada por los ganadores, pero estoy seguro que si lo hubieran hecho los perdedores también estaría tergiversada, no porque lo quisieran hacer conscientemente, o si, sino porque la objetividad es difícil de mantener en depende que condiciones y circunstancias y siempre justificamos nuestros actos.

Durante años nos han bombardeado con los execrables males del comunismo, como si alguna vez el comunismo hubiera estado instaurado en algún ligar del mundo. Si acaso la dictadura del proletariado y el socialismo, aunque tengo mis dudas que ambas cosas perduraran a lo largo del tiempo, pues desde una perspectiva marxista-leninista, la mía, lo que debería ser una democracia popular  se convirtió en la dictadura del partido y su comité central o del buró político con privilegios que fueron negados a las masas populares.

Estas afirmaciones pueden llevar a los ortodoxos del comunismo a acusarme de revisionista, pero yo creo que lo que hago es seguir las directrices y enseñanzas de Engels que, dotándonos de una herramienta excepcional, puso en nuestras manos el materialismo dialéctico para poder analizar el mundo en cada momento y época histórica, sin quedarnos anclados en el pasado, y así poder cambiar el sistema e iniciar la revolución.

Es el propio comunismo, además de su enemigo antagónico: el capitalismo, el que ha ahondado en la herida del estigma del marxismo-leninismo al no atacar de raíz métodos que se llamaron comunistas y eran y son otra cosa, tal fue el caso de Nicolae Ceaușescu en Rumania o Xi Jinping, es el secretario general del Comité Central del Partido Comunista de China, mencionado en los papeles de Panamá.

bandera-urss-con-forma-de-bandera_2

La inmensa mayoría de los que así mismos se llaman comunistas jamás han leído, aunque han oído hablar de ello, las obras esenciales de Marx:

http://www.webdianoia.com/contemporanea/marx/marx_obras.htm

Engels

La situación de la clase obrera en Inglaterra (1845), Las guerras campesinas en Alemania (1850), Contribución al problema de la vivienda (1872-1873), Anti-Dühring (1878), Del socialismo utópico al socialismo científico (1880), La Dialéctica de la Naturaleza (1883), El origen de la familia, la propiedad privada y el estado (1884), Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana (1886), Revolución y contrarrevolución en Alemania (1852, publicado póstumamente en 1896)

Lenin

“Federico Engels” (1895) , “Tres fuentes y tres partes integrantes del marxismo” (1913) , “Carlos Marx” (1914) , “El Estado y la Revolución” , “¿Qué hacer?

Rosa Luxemburgo

https://www.marxists.org/espanol/luxem/

Antonio Gramsci

https://www.marxists.org/espanol/gramsci/

y otros intelectuales marxistas, sean trotskistas o leninistas. Y esta dicotomía entre leninismo y trotskismo quizás debería ser estudiada desde otra óptica y no solamente desde el stalinismo que, como todo, tiene sus luces y sus sombras.

Hoy, abril de 2016, quisiera hacer hincapié en la unión de la izquierda, en su liderazgo y organización para poder tomar el poder, aunque eso, al igual que en la Rusia de la revolución, nos lleve a tomar decisiones y acuerdos que no son las mejores, ni creo en ellas, pues, como nos reveló la unión de diferentes partidos en la Rusia Zarista, durante la revolución de 1905 y 1917, nos conducirá a luchas intestinas que a la larga harían más mal que bien, pero habrá que aceptar estas contradicciones, por inevitables, para avanzar hacia un mundo mejor.

huelgafrancesa31demarzo

La nueva revolución francesa, parecida a la de mayo del 68, podría conducir a Europa a una senda más social, justa y democrática, pero estamos en otra cosa y dejamos perder las oportunidades.

Los progresistas en España también han perdido el tiempo, mareando la perdiz, en un intento absurdo de pactos y coaliciones que está carcomido por la base y no puede sustentarse de ninguna manera, salvo que los mismos sigamos sufriendo las mismas calamidades, aunque, eso si, disfrazadas de sociales, más justas, etc., porque lo importante es el poder y no la gente, no el pueblo llano que está huérfanos de liderazgo., porque estos acuerdos no pueden sustentarse de ninguna manera, aunque algunos gurús de las ciencias políticas, la economía, la política y el periodismo aboguen por un acuerdo que, de ninguna de las maneras, puede conducirnos a un replanteamiento nuevo de la política, ya que sigue apoyándose en bases viejas y caducas, aunque intenten disfrazarlas, pero de esto hablaremos en otra ocasión.

No vamos a colgar etiquetas, pues vamos sobrados de ellas, a los partidos y agentes involucrados en este pseudopacto, en esta especie de esperpento, porque todos sabemos que y quienes son, pero también sabemos lo que no son: rojos, como algunos de ellos se denominan y autoproclaman, porque ser rojo hay que ganárselo.

LIDERAZGO O CESARISMO

Hace tiempo que no conozco a ningún líder, no se si es porque están ocultos o porque realmente no existen, al menos públicamente.

Aquí no emplearé líder en el sentido que lo define el diccionario de la lengua española: “Persona que dirige o conduce un partido político, un grupo social u otra colectividad”, sino como aquel que es capaz de tener un sueño, ilusión, proyecto, idea, etc. Y es capaz de trasmitirla y generar adhesiones para que se lleve a cabo.

Hablamos de líderes como lo fueron V.I.Lenín, Martin Luther King, Mandela, el Che Guevara y últimamente Pepe Mújica.

COLLAGE

El problema de España es esta carencia de liderazgo en los partidos políticos, tanto en los viejos como en los nuevos, pudiendo hablar si acaso de lideres mediáticos, creados por los medios de comunicación, sin que ello quiera decir que son buenos o malos. Que juzgue cada cual.

Tampoco quiero abordar si el líder debe ser de centro, derechas o izquierdas, pues en todos los lados y a lo largo de la historia, unas veces para bien y otras para mal, ha habido líderes, aunque a veces la historia no ha recompensado como se merece al auténtico líder, poniendo en su lugar a aquel que más convenía por las razones que fueren.

Es cierto que el liderazgo puede transformarse en cesarismo como así ocurre en muchos partidos políticos, tal es el caso del PP, pues de otro modo no se entendería su trayectoria, pero es que en aquellos otros donde esta tendencia no es tan pronunciada tampoco se salvan del todo, a pesar de que dicen que la democracia interna funciona bien y en otros casos, pongamos el PSOE, ni liderazgo ni cesarismo, solo un grupo de trepas luchando por conseguir el poder, renunciando y maniobrando como pueden con tal de no quedar fuera de la foto.

Sería muy recomendable que aquellos que hablan tanto de vieja y nueva política ejercieran esta última para organizarse, sin necesidad de adoptar las formas de las viejas organizaciones, pues al final acaban haciendo lo mismo que critican, rodeándose de los adeptos que te aplauden y no te critican.

Jlu-Sánchez-DR-Madrid-15M

El cese del secretario de organización de Podemos es la prueba más flagrante de que las organizaciones nuevas ejercen y aplican los mismos tics que la vieja política, porque nadie puede creerse que si en una organización hay algún tipo de problema el responsable sea una persona, pues más bien será porque hay malestar en la organización debido a las causas o efectos que en cada momento se producen, fruto de la propia dinámica del partido y de la política en general.

Los auténticos lideres en todos los procesos revolucionarios han sido las personas del pueblo: obreros, campesinos, estudiantes, escritores e intelectuales, etc., que anónimamente han encabezado la lucha hacia una sociedad mejor y más justa, porque el objetivo no eran ellos, el objetivo era cambiar la realidad.

Es difícil predecir el futuro y mucho menos si lográramos organizar un partido político capaz de liderar al pueblo en sus demandas justas, inmediatas y perentorias, aquellas que no pueden esperar.

No sabemos si Cayo Julio Cesar quería todo el poder para el o realmente salvar a la decrépita república romana, pero lo que si sabemos hoy es que ya no valen las formas del pasado donde a los líderes se les investía de un poder absoluto.

muerte-de-julio-césar-portada

Hablamos y hablamos de democracia participativa, pero la realidad es que se crean órganos donde las decisiones vuelven a ser piramidales, pero en sentido inverso, de arriba abajo.

Las organizaciones y los liderazgos son necesarios, no imprescindibles, pero solo aquellos que representen los verdaderos intereses de las gentes, no las impostadas y de una minoría.

La crítica y autocrítica de forma constructiva mas que necesarias son imprescindibles, así que nadie piense que son ataques gratuitos, son herramientas para crecer y ganar y esto solo lo conseguiremos si somos capaces de renunciar a nuestro orgullo, egocentrismo y al cesarismo intrínseco que todos llevamos dentro.

 

 

LA CONCIENCIA DE CLASE

Poco a poco la conciencia de clase se ha ido diluyendo como el azúcar en el café, porque la clase trabajadora ha sido traicionada por partidos y sindicatos, haciéndonos creer que este era un pensamiento viejo que ya no tenía cabida en el siglo XXI.

La reciente historia de España nos muestra de que manera los dirigentes de clase, partidos y sindicatos, se han vendido al capitalismo, haciendo uso fraudulento de los intereses y patrimonio de los trabajadores, aunque ese patrimonio sea inmaterial, porque del material ya es sabido que se han aprovechado simulando a sus jefes: el capital.

5952a8f4fee47e806648f0642ca62377

La culpa no es solo de sindicatos y partidos políticos de clase, es nuestra, porque dejamos de ser obreros para convertirnos en pequeños burgueses, pero solo en las formas, porque el fondo seguía siendo el mismo: estábamos explotados y nuestras plusvalías enriquecían a la patronal, haciéndonos creer que esa era la fórmula más acertada para nuestro bienestar y el de nuestros hijos, pero en realidad estábamos hipotecando nuestro futuro y el de las generaciones siguientes.

La falta de conciencia nos aboca al abismo, a la precariedad, a la pobreza y con el tiempo a la semiesclavitud, pues nada tendremos que defender si hemos vendido nuestra voluntad, si hemos renunciado a nuestra clase, a nuestros condicionamientos sociales y políticos para abrazar una clase que ni es la nuestra, ni nos representa, ni nos defiende.

Tener en cuenta y saber que la sociedad se divide en clases sociales no es descubrir nada. Saber que siguen existiendo y que se mueven por intereses opuestos y antagónicos es despertar del letargo al que nosotros mismos nos hemos condenado.

Mientras los partidos de la burguesía defienden sus intereses, nos venden sus ideas de riqueza y bienestar, los partidos de clase se han vendido a ideas capitalistas que solo dejan unas pocas migajas en manos de la clase obrera para que no haya conflictos sociales, haciendo leyes que minimicen los efectos de las revueltas sociales, mediante la coacción y el miedo, ofreciéndonos un mundo feliz, pero irreal, donde los pobres son protegidos paternalmente por los poderosos que generosamente donan sus impuestos para que nosotros, miserables, estúpidos y analfabetos obreros podamos tener una vida digna. Pero no nos confundamos, esa dignidad que nos donan con legislaciones sociales avanzadas, según ellos,  no son otra cosa que cuando legislan para la dignidad de los animales, pues en el fondo eso es lo que somos, un estorbo y una rémora para su sociedad bienpensante, bendecida por dios y por la fuerza que les otorga el dinero, el poder y sus juegos de guerra.

ce10eb5da4884f3dce8abb9bc965740a

No podemos culpar a nadie. Nosotros somos los culpables de haber sentido vergüenza de nuestra clase, de renunciar a tener conciencia de clase, de saber cual era nuestro lugar en este juego y nos vendimos y jugamos a ser burgueses. Compramos casas, coches de alta gama y simulamos la forma de vivir de quienes nos explotaban en los tajos y en las fábricas para que ahora nos exploten moralmente, para que hipotecáramos nuestras vidas, para que renunciáramos a ser lo que somos y cuando el cuento se acabó, cuando despertamos del sueño nos encontramos que hay que volver a empezar, pero hemos matado la conciencia de pertenencia y así ya no solo somos objetos volubles sino que hemos dejado de ser antagonistas, porque no tenemos fuerza, porque nuestra conciencia ha sido acallada y pensamos lo que ellos quieren.

Debemos volver a tener conciencia de clase, de clase trabajadora, para poder emanciparnos y eso solo lo lograremos con la educación, mediante la creación de universidades populares en pueblos y barrios, organizándonos en torno a los intereses de nuestra clase, exigiendo lo que es nuestro, sin dejarnos engañar y comenzando a construir desde abajo partidos, sindicatos y organizaciones de clase capaces de defender nuestros intereses y revertir esta situación.

Debemos decir con la cabeza bien alta: somos clase trabajadora, tenemos conciencia de clase y vamos a luchar por un mundo más justo e igualitario.

 

LA IZQUIERDA CAPITALISTA

Parece un contrasentido hablar de la izquierda capitalista, pero es que la izquierda actual ha renunciado a la revolución, al derrocamiento del sistema capitalista, conformándose con pequeños cambios y recoger las migajas del poder que periódicamente le corresponde.

Quizás sea absurdo en los tiempos que corren hablar de izquierdas, ya que solo es una etiqueta y tanto vale para un partido auténticamente revolucionario como para el centro izquierda de la socialdemocracia.

El diccionario de la lengua española nos saca de dudas con sus definiciones, poniendo en su lugar lo que significa la izquierda política:

En las asambleas parlamentarias, conjunto de los representantes de los partidos no conservadores ni centristas.

Conjunto de personas que profesan ideas reformistas o, en general, no conservadoras.

d999ae7633eb2e56347c668bb0c1d38e

Está bien claro que en esta categoría yo no me puedo incluir pues no me considero reformista (Doctrina y actitud que propugnan el cambio gradual y pacífico de una situación política, social, religiosa, etc.) pues mi pensamiento y voluntad no está en cambiar gradualmente nada, sino hacerlo de forma mucho más drástica de modo que estos cambios no se puedan revertir.

Es curioso lo que dice el diccionario: “en general, no conservadoras”, entendiendo por conservadoras lo que dice el propio diccionario (En política, especialmente favorable a mantener el orden social y los valores tradicionales frente a las innovaciones y los cambios radicales)

Visto así, tanto los partidos de derechas como los de izquierdas, son partidos conservadores (no juzgo a IU que tal vez no esté en este espectro) pues, como hemos comprobado en  el pasado debate de investidura, celebrados los días uno y cuatro de marzo, han defendido el status quo actual, introduciendo pequeñas modificaciones, pero sin cambios sustanciales.

La gente y los partidos políticos que defienden políticas autenticas de izquierdas deberían pasar a denominarse izquierdistas, para diferenciarse del centro izquierda, la socialdemocracia y el centro que, según le conviene, oscila a un lado u otro, quedando clara su posicionamiento político.

dafbbd3e8b1ecb1c0e0420bfd80350b8

Siguiendo con el significado de las palabras y siempre según la definición del diccionario de la lengua izquierdista significa:

Perteneciente o relativo a la izquierda política. Filas izquierdistas.

Propio o característico de la izquierda política. Símbolos izquierdistas.

Partidario de la izquierda política. 

Ya se que este tipo de análisis esta muy cogido con pinzas, pero de esta manera se diferenciarían las diferentes formaciones políticas sin que hubiera lugar a confusiones y de esta manera el mapa político quedaría mucho más claro.

Estos días, los precedentes y los posteriores nos hemos encontrado y nos encontraremos con discursos engañosos que más que indicar el camino a seguir confunden a la gente, porque no se puede defender una cosa y la contraria.

Ser de izquierdas y no ser antisistema, no ser radical, desde mi punto de vista es un contrasentido, porque el sistema capitalista, el neoliberalismo, lo que pretende es privatizar, dejar en manos de gente que solo piensa en beneficios, números y estadísticas los recursos básicos, y los otros, relegando al estado a un mero papel legislador, pero solo en una dirección: la suya.

548283d2f536142b96220a9c3ef0e00f

La izquierda que defiende con reformas timoratas este tipo de cambios no se merece llamar izquierdas, porque están defendiendo los intereses de los de siempre: los poderosos, en detrimento de los desheredados, los pobres, el pueblo llano, repitiendo la misma historia una y otra vez, pero con protagonistas y escenarios diferentes, aun que el guión sea el mismo, lo que hoy se llama “remake” Adaptación o nueva versión de una obra, especialmente de una película.

Las verdaderas izquierdas solo podrán triunfar si tienen la voluntad de seguir y enseñar lo que el materialismo dialéctico nos indica para resolver las contradicciones a las que en cada momento estamos abocados.

“En la dialéctica, negar no significa simplemente decir no, o declarar inexistente una cosa, o destruirla de cualquier modo. Ya Spinoza dice: omnis determinatio est negatio, toda determinación o delimitación es negación. Además, la naturaleza de la negación dialéctica está determinada por la naturaleza general, primero, y especial, después, del proceso. No sólo tengo que negar, sino que tengo que superar luego la negación.

Tengo, pues, que establecer la primera negación de tal modo que la segunda siga siendo o se haga posible. ¿Cómo? Según la naturaleza especial de cada caso particular. Si muelo un grano de cebada o aplasto un insecto, he realizado ciertamente el primer acto, pero he hecho imposible el segundo. Toda especie de cosas tiene su modo propio de ser negada de tal modo que se produzca de esa negación su desarrollo, y así también ocurre con cada tipo de representaciones y conceptos. (F.Engels, Anti-Dühring , XIII. Dialéctica. Negación de la negación.)

 

Yo y el marxismo II

LOS OBJETIVOS

La doctrina marxista queda claramente expuesta en el Manifiesto Comunista de forma breve y concisa, indicándonos incluso las fases y la hoja de ruta a seguir.

El propio Marx explica y replica a preguntas y dudas que ahora mismo nos hacen y nos hacemos, sin que sepamos resolverlas de manera sencilla y que el Manifiesto Comunista da las respuestas claras y contundentes.

El siguiente párrafo del Manifiesto comunista explica con claridad y simplicidad los objetivos del comunismo.

f08dea40d1d55bb58bd5ab1a180a5584

El objetivo inmediato de los comunistas, es idéntico al que persiguen los demás partidos proletarios en general: formar la conciencia de clase del proletariado, derrocar el régimen de la burguesía y llevar al proletariado a la conquista del poder.

Veámoslo con detenimiento para ver la forma de adaptarlo a nuestros días y seguir la senda marcada por Marx y Engels.

1.-El objetivo de los comunistas es el mismo de los demás partidos proletarios.

No entendemos que en la actualidad haya innumerables partidos que se denominan marxistas, socialistas, anarquistas, comunistas, etc., y no sean capaces de ponerse de acuerdo para acometer la primera fase de la revolución: derrocar el sistema.

2.-Formar la conciencia de clase del proletariado.

Debemos explicar que la palabra proletario se refiere a asalariado, es decir, a todas aquellas personas que reciben un salario por la prestación de su trabajo, de aquellos que venden su trabajo y no solo los obreros de los talleres y las fábricas, los mineros, los transportistas, los obreros de la construcción, etc., sino que también se refiere a los funcionarios, los médicos los abogados, porque perciben un salario por su trabajo, pero que el sistema les ha hecho creer que sus intereses no son los del proletario, son las llamadas clases medias que, al fin y al cabo, se han convertido en los perros fieles y guardianes del sistema, sin darse cuenta que solo son peones de los que prescindirán cuando ya no tengan nada que aportar.

A todos ellos hay que explicarles que el objetivo no es subir un peldaño en la pirámide o dos, sino que el objetivo es derribar la pirámide.

6686a5b6d5bc28c80112e6be9cb896c1

3.-Derrocar el régimen de la burguesía.

Aquí la pregunta que cabe hacerse es si desde dentro del sistema o enfrentándose a el abiertamente. Sin haber conseguido los dos puntos anteriores no parece posible afrontar este reto, pues un pueblo sin conciencia, dividido en subclases y defensores acérrimos del estatus quo parece difícil que quiera o pueda acceder al poder, derrocando el sistema actual, que cuenta con todas las herramientas para reprimir y apaciguar a los ciudadanos díscolos, utilizando para ello toda clase de argucias, aunque sean engañosas y no se ajusten a la realidad, porque ellos mismos crearán los motivos para masacrar a los movimientos revolucionarios.

4.-Llevar al proletariado a la conquista del poder.

Mientras no limemos las diferencias entre los partidos revolucionarios y no andemos juntos el camino, llevando a cabo cada una de las fases, no podremos conseguir los objetivos.

Los objetivos de los marxistas, resumiendo, se pueden sintetizar en tres puntos:

1.-Derrocar el sistema capitalista

2.-Instaurar la dictadura del proletariado

3.-Proclamar el comunismo

En un próximo capítulo analizaremos lo que significan y como podemos implementar estos tres puntos.

Por último, siguiendo el relato del capítulo anterior, Yo y el marxismo I, os dejo otra cita del Manifiesto Comunista.

Los comunistas, no tienen por qué guardar encubiertas sus ideas e intenciones. Abiertamente declaran, que sus objetivos sólo pueden alcanzarse, derrocando por la violencia todo el orden social existente.

Tiemblen si quieren las clases gobernantes, ante la perspectiva de una revolución comunista. Con ella, los proletarios no tienen nada que perder, sino sus cadenas. Por el contrario, tienen todo un mundo entero que ganar.

¡Proletarios de todos los países, uniros!

SER MARXISTA HOY

No voy a hacer un análisis de la doctrina marxista, de la que existe sobrada bibliografía tanto escrita como en Internet, sino que pretendo justificar mi posición respecto a esta  ideología y su vigencia en el siglo XXI.

facadf37f75969049f9995fb185958fdEl manifiesto comunista de Marx y Engels

“Hasta nuestros días, la historia de la humanidad, ha sido una historia de luchas de clases. Libres y esclavos, patricios y plebeyos, señores feudales y siervos de la gleba, maestros y oficiales; en una palabra, opresores y oprimidos”

Es indudable que el mundo ha cambiado, y mucho, desde que en el Siglo XIX Karl Marx y Friedrich Engel desarrollaron sus teorías e interpretación de la historia, pero en lo esencial seguimos en el mismo estatus que entonces.

Es cierto que cuando Marx y Engels desarrollaron el materialismo dialéctico el mundo estaba sufriendo una transformación jamás conocida hasta entonces, con avances  y mecanización en la industria y agricultura, desarrollo del sistema de fábricas, avance en transportes y comunicaciones y aumento del capitalismo.

La situación de la clase obrera, el proletariado, según cita Marx en El capital, recogiendo un extracto del “Daily Telegraph de Londres”, del 17 de enero de 1860,

” A las  2, a las 3, a las 4 de la mañana, se sacan a la fuerza de sus sucias camas a niños de 9 a 10 años, y se les obliga a trabajar para ganarse un mísero sustento hasta las 10, las 11 y las 12 de la noche, mientras su musculatura desaparece, su figura se va haciendo más y más raquítica […]. El sistema, tal como lo ha descrito el reverendo Montagu Valpy, es un sistema de esclavitud desenfrenada en todos los sentidos, en el social, en el físico, en el moral y en el intelectual […]. ¿Qué pensar de una ciudad en la que se celebra una asamblea pública para pedir que la jornada de trabajo de los hombres se reduzca a ¡18 horas al día! …[…]?”

La situación de la clase obrera en Inglaterra de F. Engels

1b447c776479806f7d567aee15472d02

 “Las ruidosas y vistosas calles de las grandes urbes se hallan muy cerca de los tugurios en que vive la clase obrera. Estos tugurios se parecen mucho en todas las ciudades de Inglaterra. Son los edificios más repugnantes, en los peores lugares de la ciudad. Por lo general, en ellos, las calles están sin pavimentar, sucias, llenas de hoyos y cubiertas de basura. La construcción irregular y desordenada impide la ventilación y, como allí vive mucha gente en un espacio reducido, el aire se mantiene viciado incluso en el mejor tiempo.”

M.I. Mijailov (1934-2010). La Revolución Industrial.

 

 

2605cb88c5c9444d989f01ecc7848e6b

 

LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL EN INGLATERRA Y SUS CONSECUENCIAS PARA LOS POBRES * R. M. Hartwell (historiador económico austriaco 1921-2009)

 

El mundo ha cambiado, y mucho, pero no tanto como para que el marxismo haya dejado de ser una herramienta eficaz para el análisis del mundo y la sociedad y su cambio, pudiendo afirmar, sin temor a confundirme, que la revolución sigue pendiente, utilizando los mismos parámetros y argumentos que utilizaron Marx, Engels, Lenin, etc.

Actualmente el único enemigo del sistema capitalista sigue siendo el marxismo. No es de extrañar por lo tanto que pongan todo su empeño en desprestigiar y hacer desaparecer esta teoría, ya que es la única que de forma científica pone en tela de juicio el sistema capitalista y su existencia futura.

Aquellos que piensan que fuera del capitalismo está la nada, la anarquía, la pobreza y todos los demás males bíblicos no están haciendo más que apuntalar su sistema y evitando que la conciencia de clase cale en los obreros y demás clases populares, pues ello traería consecuencias muy graves para los que sustentan y viven a costa de los débiles, que siempre pagan sus crisis, perdiendo derechos y libertades, como se ha demostrado en España, Portugal, Grecia, etc.

El neoliberalismo imperante, prescindiendo del capitalismo productivo ha apostado por el capitalismo especulativo, que tiene la ventaja y la facilidad de controlar los mercados y enriquecerse más descansadamente, pues solo consiste en poner y quitar los activos monetarios en aquellos lugares, empresas, etc. que den más rentabilidad en el mayor tiempo posible, aunque estos activos artificiales sean aire, pero de esto hablarán mejor los economistas que yo, aunque desde diferentes perspectivas, ya sean de derechas o de izquierdas.

El libre comercio y la desregularización de los mercados, pretendiendo privatizar la administración con la creencia de que la administración privada es más eficiente y adecuada que la pública.

El siguiente enlace lo explica de forma más concisa: http://definicion.mx/neoliberalismo/

La cuestión es que tanto el marxismo como el neoliberalismo pretenden la desaparición del estado, pero por razones muy diferentes, los primeros para acabar con la explotación y los segundos para perpetuarla en manos de unos pocos.

Todo lo expuesto queda claramente de manifiesto en  El Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (conocido por el acrónimo en inglés TTIP)

http://www.eldiario.es/agendapublica/proyecto-europeo/preguntas-Tratado-Transatlantico-TTiP-respuesta_0_315669128.html

Nada de lo dicho anteriormente responde a la pregunta ser marxista hoy, o porque soy marxista.

La situación de la clase obrera con sus altibajos a fecha de hoy no está mejor que cuando Marx escribió El Manifiesto Comunista, con las diferencias lógicas del tiempo, pero persistiendo salarios de hambre y contratos que explotan las condiciones laborales hasta limites muy cercanos a la esclavitud.

Todavía queda un largo camino por recorrer, pero utilizando el marxismo como lo que es, una herramienta para acabar con la opresión, que en nada se parece a concepciones ancladas en el pasado y la ortodoxia de algunos comunistas y los partidos que los ampara, porque si aceptamos que el materialismo dialéctico es una ciencia que como tal se basa en hechos objetivos y contradictorios a veces, pero jamás en dogmas, porque la historia ha cambiado, cambia y cambiará y el marxismo contempla estos cambios para adaptar la realidad a los tiempos, al espacio y al tiempo como decía Engels.

Así que utilizo estas herramientas, en la firme convicción que son vigentes, para intentar cambiar el mundo, hacerlo más feliz y acabar con la opresión y explotación de los seres humanos.