OBVIAR LA REALIDAD DE CATALUÑA

Si dijéramos que es un problema nuevo, que acaba de surgir y nos ha pillado desprevenidos sin tener elementos de juicio o herramientas, ya sean políticas, intelectuales o filosóficas, para evitar las consecuencias, pero resulta que el problema viene de lejos, y cuando digo de lejos me refiero a algunos sentares de años, aunque en los últimos diez ha habido suficientes alarmas como para haber puesto remedio y haber podido solucionar el problema pacifica y civilizadamente, ya que la democracia dispone de dispositivos y mecanismos suficientes para haber llegado a un acuerdo digno para ambas partes.

El tiempo ha pasado y en vez de dar soluciones a un problema que tenía remedio y que periódicamente habría que revisar para que la vigencia del mismo y las demandas que se fueran dando cumplieran con los requisitos de las partes, sin que una de ellas quedara supeditada, humillada y poco menos que subyugada por unos políticos que desde hace mucho tiempo no ha pensado en su pueblo y si en sus intereses, pero ya digo que no viene de hoy.

inde

Cuando apenas queda un mes para el 1 de octubre desde todas las partes y todas las tendencias se dicen consignas anuncios, pensamientos y análisis que poco valen para solucionar el problema, porque obviando lo obvio nos encontramos con otra realidad, que existía y existe, pero creíamos o creían que arrinconando el problema este por arte de magia desaparecería.

Ni socialistas ni conservadores, ni ahora los nuevos partidos, así como la izquierda han sabido leer el problema y darlo soluciones. Los primeros porque creen en la santa unidad de España, unidad ficticia que nunca ha satisfecho a nadie, pues antes fue Castilla quien soporto el peso del imperio y ahora otras nacionalidades, la catalana entre otras, sin recibir a cambio más que bofetadas y menosprecio, sin olvidar que Cataluña es una nación con un gobierno permanente, que la Guerra Civil del 36 no cortó.

No entendemos los juicios, uno de ellos de lo más alarmista, queriendo meter miedo, porque no encuentro otro motivo o razón, según Antonio Maestre, pero por si yo no entiendo bien aquí va el enlace:
http://www.lamarea.com/2017/09/04/cataluna-paso-del-abismo/

esq

Podría entender que desde la política se despotricara contra Cataluña, pero no lo entiendo que también sea la prensa, aunque nadie muerde la mano que le da de comer, pero quizás deberían plantearse su vocación y no meter más cizalla de la que existe.

Existen un cúmulo de mentiras que, yo como castellano que ejerce como tal,  he vivido en Cataluña, pues los independentistas no tienen ningún odio a los españoles ni a lo español, pero reivindican un derecho: querer ser ellos mismos y en ese camino yo estará al lado de los catalanes con todas las consecuencias, porque ahora podemos hacer campaña por el sí o por el no seguir siendo unos cobardes y obviar lo obvio.

Si lo que el 11S quiere hacer Podemos y Catalunya En Como es una manifestación de la intención de ambos partidos y una escenificación, estéril desde todos los puntos de vista, porque la manifestación de la diada no la convocan partidos políticos, sino asociaciones civiles, a pesar que la prensa monárquica, defensora de la sacrosanta constitución del 78, que es toda, no tiene otro objeto que presentarse como salvadores de la patria, sin darse cuenta que los catalanes hace tiempo que han decidido que no son parte de esa patria que los oprime sin razón y sin necesidad.

3pc

El 1 de octubre no será el final de nada, será el principio de una república, nacimiento que las izquierdas y el republicanismo español deberían celebrar, porque es una buena noticia, es un acontecimiento histórico memorable: el nacimiento de una república.

Todos, derechas e izquierdas, deberían ser parte activa de algo tan normal como participar en una consulta democrática, que tiene todas las garantías, ¿Por qué quien es el garante de las garantías? Los que nos mienten, roban, tergiversas o cambian su discurso cuando las cosas no son como ellos desean y aquí en este saco meto a todos, porque todos han traicionado el derecho de los pueblos a decidir, el santo derecho de querer ser un ciudadano, no un súbdito, porque la izquierda que quiere no reconocer, al no ser que sean ellos los que den permiso, el derecho a hacer un referéndum a los catalanes son los mismos que hasta hoy no se han planteado hacer una consulta sobre república o monarquía, estando más ocupado es pasear su palmito de jóvenes Hermes y sabios doctores en todo, aunque finalmente sea de nada.

Puedo decir que yo votaré el 1 de octubre y hará lo posible, si así fuera necesario para que las urnas cumplan su misión y no seremos nosotros los que violentamente impidamos nada, lo haremos con serenidad y pacíficamente, porque no sé si nos protege la legalidad, pero lo que si se es que nos protege la legitimidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s