¡QUE VIENE EL COCO!

Duérmete niño,
duérmete ya,
que viene el coco
y te comerá.

Ahora que somos mayores creíamos que el coco o el hombre del saco no existían, pero estábamos confundidos, porque de nuevo nos quieren amedrentar con estos seres, bien sea como en el grabado de Goya que según explica

Hacer que un niño tenga más miedo al Coco que a su padre y obligarle a temer lo que no existe.”

887f508f2dfa6272cd0a3675705f3f30

Porque piensan que todavía somos menores de edad, niños, y tendremos cuidado de ser buenos para que los que nos atemorizan con el Coco puedan seguir haciendo lo que les dé la gana a nuestras espaldas, pues el miedo nos impedirá ver la realidad, porque tendremos la cabeza debajo de las sábanas, creyendo que si no vemos tampoco nos verán.

El coco y el hombre del saco han cambiado de cara, aunque siguen significando lo mismo, y hoy se llama Cuba, chavismo, bolivariano, comunista, extremista y cuantos adjetivos puedan “acojonarnos”, porque piensan que así nos disuadirán de hacer algo que no conviene a los amos y estaremos sumisos ante sus abusos, que son muchos.

Hasta hace bien poco, y parece un chiste, el Coco se llamaba Zapatero, pero de repente nace otro Coco, peor, más malo, más terrible, cuyo nombre, al menos por parte de Mariano Rajoy, no se puede pronunciar: Podemos.

Nada es perfecto y así las elecciones del 20D devinieron en un fiasco monumental por la falta de voluntad de unos y los escrúpulos de otros, dando lugar a una segunda vuelta que ha puesto muy nerviosa a la derecha y a la socialdemocracia, porque el PSOE, es cierto, a veces tiene un discurso progresista, aunque se queda en eso, en palabras sin sentido ni significado, pues a la hora de la verdad no quieren que nada cambie, salvo los sillones, para seguir administrando esta finca, llamada España.

Los tiempos cambian, las sociedades cambian, las personas cambian, porque todo está sujeto a las leyes de la naturaleza, el tiempo y la historia y lo que ayer era válido hoy no lo es, porque las circunstancias han cambiado y la sociedad de hace cuatro o cinco años no es la sociedad de hoy.

4324_iglesiasgarzon

El discurso de la derecha, eso no es nuevo, es el discurso del miedo, haciéndonos creer que después de ellos está la nada, el ocaso, los más terribles males que arrastrarán a la sociedad hacia el abismo, pero la realidad es que detrás de este discurso está la intención de perpetuar unas políticas que favorecen siempre a los mismos, los suyos, en detrimento de las clases más vulnerables.

El Partido Popular nos hará creer que la crisis económica ha sido superada gracias a sus políticas y es cierto, pero ¿Qué políticas? Nos dirán que salvaron a España del rescate y que no dejaron caer a los bancos, pero no nos dirán que eso lo hicieron gracias a nosotros y que ese rescate lo estamos pagando entre todos y que mientras la banca obtiene beneficios nosotros no hemos notado la mejoría en nada, ya que la ley laboral nos ha precarizado el trabajo y bajado los salarios, la ley de dependencia se ha rebajo, las pensiones, a pesar de lo que digan, se han congelado, las matrículas en las universidades han subido y las becas bajado, la libertad tanto de expresión como de manifestación están en tela de juicio, pues somos tratados como maleantes, habiendo perdido parte de nuestras libertades.

¿Es diferente es Partido Socialista? Absolutamente no. Han olvidado que por encima de todo están los ciudadanos y ellos, el PSOE, con el gobierno de Zapatero y la inestimable ayuda del PP modificaron, con nocturnidad y alevosía, el artículo 135 de la constitución.

Las nuevas elecciones del veintiséis de junio se presentan en un entorno desconocido hasta ahora, pues en la democracia española jamás había sucedido que hubiera que celebrar una segunda vuelta de las elecciones ya que los dos partidos mayoritarios, PP y PSOE, están cómodamente instalados repartiéndose el poder.

Las nuevas elecciones ponen en jaque formas de hacer y actuar de los partidos tradicionales que a fuerza de ejercer el poder han pensado que hacer política no era servir al pueblo sino un oficio muy lucrativo para ellos y sus amigos y allegados, y no quiero meter a todo el mundo en este saco, que se han enriquecido y espoliado este país mientras los demás nos desplomábamos en la pobreza, así en 2014 el riesgo de pobreza era del 22,2% (no dispongo de datos actualizados al 2016) mientras los ricos crecían.

Creo que hasta ahora no he aportado nada nuevo y todo lo dicho, consciente o inconscientemente, es conocido por todos, otra cosa es que queramos creernos la realidad o lo que nos cuenta la prensa amarilla española, que es casi toda, y los políticos de derechas neoliberales.

La campaña electoral estará presidida por el miedo y como muestra de ello son las declaraciones de Mariano Rajoy y Albert Rivera que han calificado a la coalición de Podemos-IU como extremistas, radicales y comunistas, queriendo decir que si llegan al poder la España actual dejará de ser lo que es para convertirse en Cuba, Venezuela o Irán, pero jamás dirán que después de cuarenta años es hora de borrar todo vestigio del franquismo y restaurar la república.

La única posibilidad, aunque no es perfecta ni la que más me gusta a mí, es que llegue al poder una gente nueva, con ideas frescas, con ilusión, con ganas de cambiar el estatus actual y devolver a los ciudadanos la ilusión, la libertad y la participación real en la vida pública, que reparta la riqueza y busque la felicidad de todos.

Me temo que volveremos a caer en las redes finamente tejidas de los partidos conservadores que nos amenazarán con el armagedón, el fin de los días y todos los males que el apocalipsis contempla.

31cc2ac7f39550a4210c17034dc99860

Solo los más ricos, los holding, monopolios, multinacionales y sus adláteres pueden dormir tranquilos con las actuales políticas del PP en España, dispuesto, si fuera necesario, a vender la soberanía nacional al capitalismo internacional, como sucederá si vuelven a gobernar y ratifican el tratado TTIP, porque no solamente está en juego la economía y nuestra salud, sino la democracia, pero esto es secreto de estado y nosotros, pobre pueblo ignorante, no tenemos derecho a saber ni a opinar.

Así que los que quieren amedrentarnos con los males hipotéticos, porque realmente no sabemos lo que quieren decir con frases como Venezuela, Cuba, Irán, comunismo, extremismo, radicalismo, en realidad quieren perpetrarse en el poder para seguir oprimiéndonos, exprimiéndonos y utilizarnos como simples cobayas de laboratorio.

Recuerda que los defensores de la democracia, los derechos humanos, la dignidad de las personas y demás derechos recogidos en la carta de los derechos humanos solo han utilizado estos conceptos para cambiar el mundo a su manera, matando a Gadafi por terrorista, bombardeando Irak por tener armas de destrucción masiva, armando a los talibanes para derrocar el régimen prosoviético de Afganistán, cerrando las puertas de Europa a los refugiados y mil desmanes más que la historia, en un futuro, pondrá en su justo sitio.

Quiero terminal diciendo que si me lees y eres de los que te cuesta llegar al final del mes, o tienes un poco de corazón, o quieres realmente que tu país no sea la sala de fiestas de otros, si piensas que naciste libre y tienes, además de deberes, derechos que te están recortando entonces piensa que ahora vamos camino del desastre y solo unas nuevas políticas progresistas, populares, solidarias y democráticamente aceptadas pueden salvarnos de los jinetes del sistema capitalista, que como dioses ejercen la fuerza sobre todos los seres humanos.

Miré, ¡y apareció un caballo blanco! El jinete llevaba un arco; se le dio una corona, y salió como vencedor, para seguir venciendo.

En eso salió otro caballo, de color rojo encendido. Al jinete se le entregó una gran espada; se le permitió quitar la paz de la tierra y hacer que sus habitantes se mataran unos a otros. Miré, ¡y apareció un caballo negro! El jinete tenía una balanza en la mano. 6 Y oí como una voz en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: «Un kilo de trigo, o tres kilos de cebada, por el salario de un día; pero no afectes el precio del aceite y del vino.»

Miré, ¡y apareció un caballo amarillento! El jinete se llamaba Muerte, y el Infiernolo seguía de cerca. Y se les otorgó poder sobre la cuarta parte de la tierra, para matar por medio de la espada, el hambre, las epidemias y las fieras de la tierra.

Ha llegado el momento de decidir si el Coco es lo que tenemos o es lo que nos dice el hombre del saco, queriéndonos convencer con sus mentiras.

 

Anuncios

Un Comentario

  1. Pingback: Contra « Demasiadas palabras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s