¿Y AHORA QUE?

Dicen que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra y también que no hay segundas oportunidades, pero afortunadamente en lo que se refiere a formar gobierno en España si que habrá una segunda oportunidad. Esperemos que nuestros políticos no tropiecen otra vez.

Los análisis que se harán de aquí a las elecciones serán diversos y de lo más variado, analizando de forma meticulosa un futuro que se presenta incierto, pues ya hemos visto como los analistas han acertado de pleno, diciéndonos que se llegaría a un acuerdo, cuando la realidad era que los pactos y acuerdos, visto lo que había sucedido en la campaña, eran más que dudosos.

a2ab8880a06c861571bf81bfbe216f0f

Mi diagnóstico es que después de las elecciones de junio el panorama no habrá cambiado sustancialmente, salvo que ahora se haga un trabajo de confluencias, renunciando a siglas y a personalismos para aglutinar los votos que se pierden en el camino, pero esta confluencia, que se está a tiempo de hacer, debe contar con la generosidad de los líderes políticos, poniendo sobre la mesa el bienestar del pueblo en base a ideas programáticas y no a la supremacía de las siglas de los partidos.

La idea de una gran coalición de las izquierdas no es nueva, ya que en el año 1936 el Frente Popular ganó las elecciones durante la II República,

https://es.wikipedia.org/wiki/Frente_Popular_(España)

coalición que ahora, pero de forma diferente, podría repetirse en base a lo que dice Julio Anguita: https://www.diagonalperiodico.net , aunque no tiene porque ser exactamente así, pero a mi no me parece una mala idea, porque solos, se mire como se mire, no se suma y lo que se pretende es dar un giro de 180º a las políticas actuales.

017595b7d87b07dc45745bb272c285a7

Pensar que el PSOE es un partido de izquierdas, rupturista, etc., es creer en los reyes magos, porque han demostrado que sus políticas son más cercanas al PP, y para ejemplo el penoso pacto con Ciudadanos, que a políticas sociales y progresistas.

El objetivo debe ser sobrepasar al PSOE por la izquierda y terminar, de una vez por todas, con el bipartidismo, de manera que el rodillo que ha ejercido el Partido Popular jamás vuelva a producirse, obligando a nuestros políticos al pacto y al diálogo sin líneas rojas ni vetos, pues de haberlo hecho así ahora tendríamos un gobierno, no sabemos si bueno o malo, pero un gobierno.

El empeño de los barones del PSOE de vetar a los partidos catalanes ha sido la causa principal para que no haya un gobierno en España, no diré que progresista, pero si mejor que esta dictadura que ejerce el PP quitándonos libertades y derechos conseguidos durante años de lucha, pero no es el partido conservador el único culpable de nuestra actual situación.

En un anterior artículo titulado dos más dos son cuatro se analizaba el peso de cada formación política y las posibilidades de las coaliciones que eran posibles.

El Partido Socialista al hipotecar sus posibilidades en manos de Ciudadanos que no contaba para nada, pues no era decisivo en ninguno de los pactos, pero tubo la habilidad de hacerse visible y conducir todo el proceso hacia el fracaso más estrepitoso, aunque, eso si, con un discurso conciliador, de renuncia, de patriotismo, etc., que enmascaraba la cruda realidad: un programa económico neoliberal y un patriotismo exacerbado que dejaba fuera de juego a partidos con más diputados y más votos por un lado y a partidos necesarios para alcanzar la mayoría simple que permitiera formar gobierno.

La gran coalición, PP y PSOE, no necesitaban para nada a Ciudadanos, ya que entre ambos sumaban 212 diputados, mayoría más que absoluta, aunque todos sabíamos que este pacto habría significado la muerte política de Sánchez y la desaparición del partido socialista.

07786c4cbe5f49601b6c41e7b88d0350

La segunda opción, PSOE, Podemos, Confluencias, IU, tenia mucho más sentido, pues fácilmente se hubieran adherido los canarios y el PNV, lo que habría dado como resultado 168 diputados a los que habría que sumar la abstención de ERC y DyL, 17 votos, y quizás Bildu, suficiente para ganar en la segunda votación. De nuevo vemos como Ciudadanos no cuenta, pero, repito, han tenido la habilidad de hacerse con el protagonismo de este fracaso, sin olvidar la colaboración inestimable de algunos barones y baronesas del PSOE que se encontrarían más cómodos en las filas del PP.

Hasta aquí hemos hablado de pasado, ahora lo haremos de futuro, alejándonos de los augurios de politólogos, tertulianos, medios de comunicación y otros gurús, centrándonos en el razonamiento sencillo de un hombre de la calle, sin medallas, sin doctorados honoris causa, sin interese políticos o económicos, pero con la conciencia social y de ayuda a los más necesitados más clara que nunca.

Los partidos que se presentaron a las elecciones del 20D fueron 56, obteniendo representación parlamentaria 13.

Si lo que realmente se quiere es un cambio en la política española tanto IU-UP como Podemos están obligados a sentarse con los partidos que no obtuvieron representación parlamentaria para formar una gran coalición progresista, no digo ya de izquierdas, me conformo con que sea progresista. Tiempo habrá para el próximo paso.

08a0370b9d76bff6bd39a0c257ef98d2

Las bases de una buena negociación sería ver que es lo que nos une y dar soluciones razonables a aquellas propuestas en las que no podamos ceder. Si por ejemplo negociamos con  el Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (PACMA) les proponemos un referéndum para abolir las corridas de toros y otros espectáculos con animales.

Yendo juntos todos los partidos progresistas con el apoyo de organizaciones sociales y las diferentes mareas, la verde, la blanca, la de educación, etc., y los sindicatos se conseguiría una mayoría más que solvente para comenzar a revertir las políticas de los últimos años del PP y las anteriores del PSOE.

A groso modo, tomando como base la participación de las elecciones del 20D de 2015, se obtendrían, como mínimo, seis millones y medio de votos sin contar a los partidos nacionalistas que a posteriori podrían sumarse.

Se que todo esto más que un sueño es una entelequia, porque en el fondo los partidos políticos solo luchan por alcanzar el poder, importándoles, con perdón, una mierda lo que pensamos y queremos los ciudadanos y así, desde hace décadas, las bases populares son vapuleadas, denigradas, oprimidas y esclavizadas y todo porque los dirigentes políticos no ven más allá de sus barrigas y su arrogancia.

Algún día el pueblo se hartará de tanta desfachatez y entonces se harán realidad las palabras de Lucas, aunque no conviene tomárselo en sentido literal.

“Allí será el llanto y el crujir de dientes, cuando veáis a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros estéis excluidos.”

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s