LA CONCIENCIA DE CLASE

Poco a poco la conciencia de clase se ha ido diluyendo como el azúcar en el café, porque la clase trabajadora ha sido traicionada por partidos y sindicatos, haciéndonos creer que este era un pensamiento viejo que ya no tenía cabida en el siglo XXI.

La reciente historia de España nos muestra de que manera los dirigentes de clase, partidos y sindicatos, se han vendido al capitalismo, haciendo uso fraudulento de los intereses y patrimonio de los trabajadores, aunque ese patrimonio sea inmaterial, porque del material ya es sabido que se han aprovechado simulando a sus jefes: el capital.

5952a8f4fee47e806648f0642ca62377

La culpa no es solo de sindicatos y partidos políticos de clase, es nuestra, porque dejamos de ser obreros para convertirnos en pequeños burgueses, pero solo en las formas, porque el fondo seguía siendo el mismo: estábamos explotados y nuestras plusvalías enriquecían a la patronal, haciéndonos creer que esa era la fórmula más acertada para nuestro bienestar y el de nuestros hijos, pero en realidad estábamos hipotecando nuestro futuro y el de las generaciones siguientes.

La falta de conciencia nos aboca al abismo, a la precariedad, a la pobreza y con el tiempo a la semiesclavitud, pues nada tendremos que defender si hemos vendido nuestra voluntad, si hemos renunciado a nuestra clase, a nuestros condicionamientos sociales y políticos para abrazar una clase que ni es la nuestra, ni nos representa, ni nos defiende.

Tener en cuenta y saber que la sociedad se divide en clases sociales no es descubrir nada. Saber que siguen existiendo y que se mueven por intereses opuestos y antagónicos es despertar del letargo al que nosotros mismos nos hemos condenado.

Mientras los partidos de la burguesía defienden sus intereses, nos venden sus ideas de riqueza y bienestar, los partidos de clase se han vendido a ideas capitalistas que solo dejan unas pocas migajas en manos de la clase obrera para que no haya conflictos sociales, haciendo leyes que minimicen los efectos de las revueltas sociales, mediante la coacción y el miedo, ofreciéndonos un mundo feliz, pero irreal, donde los pobres son protegidos paternalmente por los poderosos que generosamente donan sus impuestos para que nosotros, miserables, estúpidos y analfabetos obreros podamos tener una vida digna. Pero no nos confundamos, esa dignidad que nos donan con legislaciones sociales avanzadas, según ellos,  no son otra cosa que cuando legislan para la dignidad de los animales, pues en el fondo eso es lo que somos, un estorbo y una rémora para su sociedad bienpensante, bendecida por dios y por la fuerza que les otorga el dinero, el poder y sus juegos de guerra.

ce10eb5da4884f3dce8abb9bc965740a

No podemos culpar a nadie. Nosotros somos los culpables de haber sentido vergüenza de nuestra clase, de renunciar a tener conciencia de clase, de saber cual era nuestro lugar en este juego y nos vendimos y jugamos a ser burgueses. Compramos casas, coches de alta gama y simulamos la forma de vivir de quienes nos explotaban en los tajos y en las fábricas para que ahora nos exploten moralmente, para que hipotecáramos nuestras vidas, para que renunciáramos a ser lo que somos y cuando el cuento se acabó, cuando despertamos del sueño nos encontramos que hay que volver a empezar, pero hemos matado la conciencia de pertenencia y así ya no solo somos objetos volubles sino que hemos dejado de ser antagonistas, porque no tenemos fuerza, porque nuestra conciencia ha sido acallada y pensamos lo que ellos quieren.

Debemos volver a tener conciencia de clase, de clase trabajadora, para poder emanciparnos y eso solo lo lograremos con la educación, mediante la creación de universidades populares en pueblos y barrios, organizándonos en torno a los intereses de nuestra clase, exigiendo lo que es nuestro, sin dejarnos engañar y comenzando a construir desde abajo partidos, sindicatos y organizaciones de clase capaces de defender nuestros intereses y revertir esta situación.

Debemos decir con la cabeza bien alta: somos clase trabajadora, tenemos conciencia de clase y vamos a luchar por un mundo más justo e igualitario.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s