LA IZQUIERDA CAPITALISTA

Parece un contrasentido hablar de la izquierda capitalista, pero es que la izquierda actual ha renunciado a la revolución, al derrocamiento del sistema capitalista, conformándose con pequeños cambios y recoger las migajas del poder que periódicamente le corresponde.

Quizás sea absurdo en los tiempos que corren hablar de izquierdas, ya que solo es una etiqueta y tanto vale para un partido auténticamente revolucionario como para el centro izquierda de la socialdemocracia.

El diccionario de la lengua española nos saca de dudas con sus definiciones, poniendo en su lugar lo que significa la izquierda política:

En las asambleas parlamentarias, conjunto de los representantes de los partidos no conservadores ni centristas.

Conjunto de personas que profesan ideas reformistas o, en general, no conservadoras.

d999ae7633eb2e56347c668bb0c1d38e

Está bien claro que en esta categoría yo no me puedo incluir pues no me considero reformista (Doctrina y actitud que propugnan el cambio gradual y pacífico de una situación política, social, religiosa, etc.) pues mi pensamiento y voluntad no está en cambiar gradualmente nada, sino hacerlo de forma mucho más drástica de modo que estos cambios no se puedan revertir.

Es curioso lo que dice el diccionario: “en general, no conservadoras”, entendiendo por conservadoras lo que dice el propio diccionario (En política, especialmente favorable a mantener el orden social y los valores tradicionales frente a las innovaciones y los cambios radicales)

Visto así, tanto los partidos de derechas como los de izquierdas, son partidos conservadores (no juzgo a IU que tal vez no esté en este espectro) pues, como hemos comprobado en  el pasado debate de investidura, celebrados los días uno y cuatro de marzo, han defendido el status quo actual, introduciendo pequeñas modificaciones, pero sin cambios sustanciales.

La gente y los partidos políticos que defienden políticas autenticas de izquierdas deberían pasar a denominarse izquierdistas, para diferenciarse del centro izquierda, la socialdemocracia y el centro que, según le conviene, oscila a un lado u otro, quedando clara su posicionamiento político.

dafbbd3e8b1ecb1c0e0420bfd80350b8

Siguiendo con el significado de las palabras y siempre según la definición del diccionario de la lengua izquierdista significa:

Perteneciente o relativo a la izquierda política. Filas izquierdistas.

Propio o característico de la izquierda política. Símbolos izquierdistas.

Partidario de la izquierda política. 

Ya se que este tipo de análisis esta muy cogido con pinzas, pero de esta manera se diferenciarían las diferentes formaciones políticas sin que hubiera lugar a confusiones y de esta manera el mapa político quedaría mucho más claro.

Estos días, los precedentes y los posteriores nos hemos encontrado y nos encontraremos con discursos engañosos que más que indicar el camino a seguir confunden a la gente, porque no se puede defender una cosa y la contraria.

Ser de izquierdas y no ser antisistema, no ser radical, desde mi punto de vista es un contrasentido, porque el sistema capitalista, el neoliberalismo, lo que pretende es privatizar, dejar en manos de gente que solo piensa en beneficios, números y estadísticas los recursos básicos, y los otros, relegando al estado a un mero papel legislador, pero solo en una dirección: la suya.

548283d2f536142b96220a9c3ef0e00f

La izquierda que defiende con reformas timoratas este tipo de cambios no se merece llamar izquierdas, porque están defendiendo los intereses de los de siempre: los poderosos, en detrimento de los desheredados, los pobres, el pueblo llano, repitiendo la misma historia una y otra vez, pero con protagonistas y escenarios diferentes, aun que el guión sea el mismo, lo que hoy se llama “remake” Adaptación o nueva versión de una obra, especialmente de una película.

Las verdaderas izquierdas solo podrán triunfar si tienen la voluntad de seguir y enseñar lo que el materialismo dialéctico nos indica para resolver las contradicciones a las que en cada momento estamos abocados.

“En la dialéctica, negar no significa simplemente decir no, o declarar inexistente una cosa, o destruirla de cualquier modo. Ya Spinoza dice: omnis determinatio est negatio, toda determinación o delimitación es negación. Además, la naturaleza de la negación dialéctica está determinada por la naturaleza general, primero, y especial, después, del proceso. No sólo tengo que negar, sino que tengo que superar luego la negación.

Tengo, pues, que establecer la primera negación de tal modo que la segunda siga siendo o se haga posible. ¿Cómo? Según la naturaleza especial de cada caso particular. Si muelo un grano de cebada o aplasto un insecto, he realizado ciertamente el primer acto, pero he hecho imposible el segundo. Toda especie de cosas tiene su modo propio de ser negada de tal modo que se produzca de esa negación su desarrollo, y así también ocurre con cada tipo de representaciones y conceptos. (F.Engels, Anti-Dühring , XIII. Dialéctica. Negación de la negación.)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s