Yo y el marxismo I

SALIR DEL ARMARIO

Uso Salir del armario  como analogía de algo guardado o escondido, que debía ser disimulado o escondido, pero que debe salir a luz.

armario01

Los que vivimos, entre la adolescencia y la juventud, en las décadas de los 60 y 70 del siglo pasado recordamos con nitidez y también con nostalgia aquellos años de lucha y concienciación, llenos de ilusión y cierto romanticismo, marcados por los acontecimientos históricos del momento.

Es fácil, o al menos mucho más fácil, tomar  conciencia y partido cuando las condiciones son idóneas para ello, pues nos sentíamos oprimidos, reprimidos, faltos de derechos y libertades y ello nos conducía a querer cambiar aquel mundo gris y sórdido.

Todo estaba a nuestro favor. Desde fuera nos llegaba la literatura que aquí no podíamos leer, las noticias de las luchas por los derechos civiles en EE.UU. Malcom X y Martin Luther King y la aparición del Partido Pantera Negra (Black Panther Party), la muerte del Che Guevara, la guerra del Vietnam, la primavera de Praga y mayo del 68, etc., así como la influencia de la revolución cubana en la América latina.

https://es.wikipedia.org/wiki/A%C3%B1os_1960

https://es.wikipedia.org/wiki/A%C3%B1os_1970

https://es.wikipedia.org/wiki/Movimiento_por_los_derechos_civiles_en_Estados_Unidos

Los años de clandestinidad, de miedo que no de cobardía, nos forjaron como seres humanos en aquellas largas discusiones con los compañeros que, compartiendo la ideología marxista-leninista, discrepaban con nosotros en las estrategias a seguir, pero que iban codo con codo en la lucha en las obras, las universidades, los pueblos, las fábricas, los barrios.

Nunca olvidamos, aunque nos escondimos, por así decirlo, tras un velo tejido por las fuerzas reaccionarias y capitalistas en un afán fiero de borrarnos de la faz de la tierra y en cierto modo lo consiguieron, pero solo ocultarnos, callarnos, que no exterminarnos.

efe6befc4b69aaf4b76149376d663e27

Manuel Blanco Chivite, Pablo Mayoral, José Luis Sánchez-Bravo, Ramón García Sanz; José Humberto Baena. Militantes del FRAP que fueron condenados a muerte. Los dos primeros salvaron su vida tras ser conmutada la pena de muerte por 30 y 25 años de cárcel.

Recuerdo los últimos fusilamientos del régimen franquista que se produjeron el 27 de septiembre de 1975 y el malestar y amargor que experimentamos ese fatídico día, donde un régimen que daba los últimos coletazos cometió cinco crímenes. Pero no solo los recuerdo a ellos, también recuerdo al camarada Javier Verdejo, Víctor Manuel Pérez Elexpe y otros muchos que quedaron en el camino.

https://www.ivoox.com/player_ej_664461_4_1.html?c1=ff6600
La década de los 80 chafó muchas de nuestras inquietudes e ilusiones por los acontecimientos que sucedieron, sobre todo la desintegración de la URSS y la caída del muro de Berlín. Estos acontecimientos nos obligaron, sino a replantearnos nuestros ideales, a dudar de muchas de las ideas, pues el capitalismo imperante y el statu quo del momento con sus órganos de propaganda ya se encargaron de minarnos, máxime cuando vimos como el PCE en España y otros países tomaban caminos poco ortodoxos, revisionistas y más cercanos a la social-democracia que al marxismo.

Las largas horas de discusión del marxismo-leninismo quedaron ocultas, porque pensamos que éramos apestados, que habíamos vivido engañados y que todo estaba en nuestra contra, así que decidimos entrar en el armario discretamente, tal vez por cobardía o por falta de convicciones firmes.

Aquí os dejo un enlace con los partidos políticos de la época con los que se podría hacer una sopa de letra, aunque solo importan los  marxistas, simplemente para ver que eran numerosos y podrían haber sido una alternativa.

https://es.wikipedia.org/wiki/Categor%C3%ADa:Partidos_pol%C3%ADticos_de_la_Transici%C3%B3n_Espa%C3%B1ola

Hasta hoy hemos sido bombardeados por todos los medios por parte de los representantes del sistema con películas sobre Vietnam, la KGB, la maldad de poscomunistas en el mundo, la inutilidad de los marxistas y sus doctrinas demoníacas

http://www.revistasudestada.com.ar/articulo/609/vietnam-mujeres-del-vietcong/

Hoy por suerte y sobre todo a la ayuda de las redes sociales veo como la hoz y el martillo, los marxistas, comienzan a salir de ese armario al que jamás deberíamos haber entrado

 

 

Anuncios

Un Comentario

  1. Pingback: Yo y el marxismo II | Dudas y certezas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s