SER MARXISTA HOY

No voy a hacer un análisis de la doctrina marxista, de la que existe sobrada bibliografía tanto escrita como en Internet, sino que pretendo justificar mi posición respecto a esta  ideología y su vigencia en el siglo XXI.

facadf37f75969049f9995fb185958fdEl manifiesto comunista de Marx y Engels

“Hasta nuestros días, la historia de la humanidad, ha sido una historia de luchas de clases. Libres y esclavos, patricios y plebeyos, señores feudales y siervos de la gleba, maestros y oficiales; en una palabra, opresores y oprimidos”

Es indudable que el mundo ha cambiado, y mucho, desde que en el Siglo XIX Karl Marx y Friedrich Engel desarrollaron sus teorías e interpretación de la historia, pero en lo esencial seguimos en el mismo estatus que entonces.

Es cierto que cuando Marx y Engels desarrollaron el materialismo dialéctico el mundo estaba sufriendo una transformación jamás conocida hasta entonces, con avances  y mecanización en la industria y agricultura, desarrollo del sistema de fábricas, avance en transportes y comunicaciones y aumento del capitalismo.

La situación de la clase obrera, el proletariado, según cita Marx en El capital, recogiendo un extracto del “Daily Telegraph de Londres”, del 17 de enero de 1860,

” A las  2, a las 3, a las 4 de la mañana, se sacan a la fuerza de sus sucias camas a niños de 9 a 10 años, y se les obliga a trabajar para ganarse un mísero sustento hasta las 10, las 11 y las 12 de la noche, mientras su musculatura desaparece, su figura se va haciendo más y más raquítica […]. El sistema, tal como lo ha descrito el reverendo Montagu Valpy, es un sistema de esclavitud desenfrenada en todos los sentidos, en el social, en el físico, en el moral y en el intelectual […]. ¿Qué pensar de una ciudad en la que se celebra una asamblea pública para pedir que la jornada de trabajo de los hombres se reduzca a ¡18 horas al día! …[…]?”

La situación de la clase obrera en Inglaterra de F. Engels

1b447c776479806f7d567aee15472d02

 “Las ruidosas y vistosas calles de las grandes urbes se hallan muy cerca de los tugurios en que vive la clase obrera. Estos tugurios se parecen mucho en todas las ciudades de Inglaterra. Son los edificios más repugnantes, en los peores lugares de la ciudad. Por lo general, en ellos, las calles están sin pavimentar, sucias, llenas de hoyos y cubiertas de basura. La construcción irregular y desordenada impide la ventilación y, como allí vive mucha gente en un espacio reducido, el aire se mantiene viciado incluso en el mejor tiempo.”

M.I. Mijailov (1934-2010). La Revolución Industrial.

 

 

2605cb88c5c9444d989f01ecc7848e6b

 

LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL EN INGLATERRA Y SUS CONSECUENCIAS PARA LOS POBRES * R. M. Hartwell (historiador económico austriaco 1921-2009)

 

El mundo ha cambiado, y mucho, pero no tanto como para que el marxismo haya dejado de ser una herramienta eficaz para el análisis del mundo y la sociedad y su cambio, pudiendo afirmar, sin temor a confundirme, que la revolución sigue pendiente, utilizando los mismos parámetros y argumentos que utilizaron Marx, Engels, Lenin, etc.

Actualmente el único enemigo del sistema capitalista sigue siendo el marxismo. No es de extrañar por lo tanto que pongan todo su empeño en desprestigiar y hacer desaparecer esta teoría, ya que es la única que de forma científica pone en tela de juicio el sistema capitalista y su existencia futura.

Aquellos que piensan que fuera del capitalismo está la nada, la anarquía, la pobreza y todos los demás males bíblicos no están haciendo más que apuntalar su sistema y evitando que la conciencia de clase cale en los obreros y demás clases populares, pues ello traería consecuencias muy graves para los que sustentan y viven a costa de los débiles, que siempre pagan sus crisis, perdiendo derechos y libertades, como se ha demostrado en España, Portugal, Grecia, etc.

El neoliberalismo imperante, prescindiendo del capitalismo productivo ha apostado por el capitalismo especulativo, que tiene la ventaja y la facilidad de controlar los mercados y enriquecerse más descansadamente, pues solo consiste en poner y quitar los activos monetarios en aquellos lugares, empresas, etc. que den más rentabilidad en el mayor tiempo posible, aunque estos activos artificiales sean aire, pero de esto hablarán mejor los economistas que yo, aunque desde diferentes perspectivas, ya sean de derechas o de izquierdas.

El libre comercio y la desregularización de los mercados, pretendiendo privatizar la administración con la creencia de que la administración privada es más eficiente y adecuada que la pública.

El siguiente enlace lo explica de forma más concisa: http://definicion.mx/neoliberalismo/

La cuestión es que tanto el marxismo como el neoliberalismo pretenden la desaparición del estado, pero por razones muy diferentes, los primeros para acabar con la explotación y los segundos para perpetuarla en manos de unos pocos.

Todo lo expuesto queda claramente de manifiesto en  El Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (conocido por el acrónimo en inglés TTIP)

http://www.eldiario.es/agendapublica/proyecto-europeo/preguntas-Tratado-Transatlantico-TTiP-respuesta_0_315669128.html

Nada de lo dicho anteriormente responde a la pregunta ser marxista hoy, o porque soy marxista.

La situación de la clase obrera con sus altibajos a fecha de hoy no está mejor que cuando Marx escribió El Manifiesto Comunista, con las diferencias lógicas del tiempo, pero persistiendo salarios de hambre y contratos que explotan las condiciones laborales hasta limites muy cercanos a la esclavitud.

Todavía queda un largo camino por recorrer, pero utilizando el marxismo como lo que es, una herramienta para acabar con la opresión, que en nada se parece a concepciones ancladas en el pasado y la ortodoxia de algunos comunistas y los partidos que los ampara, porque si aceptamos que el materialismo dialéctico es una ciencia que como tal se basa en hechos objetivos y contradictorios a veces, pero jamás en dogmas, porque la historia ha cambiado, cambia y cambiará y el marxismo contempla estos cambios para adaptar la realidad a los tiempos, al espacio y al tiempo como decía Engels.

Así que utilizo estas herramientas, en la firme convicción que son vigentes, para intentar cambiar el mundo, hacerlo más feliz y acabar con la opresión y explotación de los seres humanos.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s