QUIZAS TODAVIA HAYA FUTURO

Es posible que la desesperanza nos invada y nos deprima, evitándonos ver todo lo bello que nos rodea, fijarnos en cosas sencillas, oír los mil sonidos que el mundo nos hace llegar, pero es normal, porque estamos contaminados por los medios de comunicación, por las noticias que llegan cada día, noticias que nosotros interpretamos de otra manera, porque nuestra óptica está más pegada al suelo, más cerca de la realidad.

Que el mundo, nuestro mundo pequeño y el otro, están cambiando y nunca volverán a ser lo que eran no es un vaticinio de un pesimista, es la realidad pura y dura y para este pronóstico no se necesita ser doctor en economía, ni ciencias políticas, ni en ninguna materia, solo hace falta observar y ver como en los últimos años ha evolucionado la historia, el hombre, el mundo, su entorno.
Es curioso lo de los brotes verdes o la luz al final del túnel y digo curioso por no decir cómico o algo peor, pues en realidad no es que haya brotes verdes o luz al final del túnel, sino frondosas selvas y fulgurantes estrellas para unos pocos y yermos páramos y obscuridad absoluta para la gran mayoría, ya que el  1% acumula la mitad de la riqueza del mundo y no es diferente en España, donde los últimos datos de la Fundación FOESSA dice “La brecha que se ha abierto entre las personas empobrecidas y las personas con más posibilidades de acceso a bienes y servicios es alarmante. Los ingresos medios de las personas más ricas de España son siete veces superiores al nivel medio de ingresos de quienes tienen menos rentas. Y desde el comienzo de la crisis, esta diferencia se ha incrementado en un 30%.”
El mundo no volverá a ser igual al que conocimos en el pasado, pues en vez de avanzar hemos retrocedido y de seguir con las políticas actuales retrocederemos más y más hasta alcanzar las cotas más bajas que jamás hayamos conocido, y ,algo peor, sin futuro para las próximas generaciones, condenadas a la indigencia, indigencia física, indigencia intelectual, indigencia en derechos, indigencia en libertades, indigencia e indigencia en todos los ámbitos hasta convertirnos de nuevo en siervos de la gleba.
La propaganda gubernamental y la de sus voceros, ABC, La Razón, 13TV, Intereconomia  y otros, nos quieren transmitir la idea de un País totalmente normalizado, saneado en lo esencial que no en lo substancial, con leyes justas, regidores honestos, reparto equitativo de las cargas, políticos íntegros y bien preparados y similares despropósitos, que solo se lo creen ellos gracias a los “gin tonics low cost”, porque de otra manera sería imposible.
La patria, palabra que me da grima por las connotaciones pasadas, pasará en breve, según algunos iluminados, a ser el motor europeo gracias a su “chinicización”, pero con algunas ventajas, pocas, respecto al país de origen. Estos argumentos se basan, según mi entender, en factores económicos y la pérdida de derechos, que se materializan en la nueva ley laboral de la señora Bañez y la ley de seguridad ciudadana del señor Fernández Díaz, todo ello favorecido con la reforma del código penal del señor Gallardón. Este nuevo periodo de prosperidad, basado en salarios míseros, carencia de derechos de los trabajadores, sanciones severas, incluida la cárcel, para los huelguistas y manifestantes y pingues beneficios fiscales para empresas y especuladores.

Este es el futuro que nos espera con las clases políticas y sindicales europeas, convertidas en castas intocables, que solo legislan a favor de los poderosos, condenando a las clases medias y bajas a la indigencia, pero podemos tener un hálito de esperanza, que no depende nada más que de nosotros mismos, porque la historia está llena de hechos esperanzadores que hicieron al mundo más justo e igualitario.
Anuncios

  1. ^ elena ^

    Gràcies pel post Fel. M'ha tocat! Mentre no s'inventin res per robar-nos l'esperança i les forces per seguir lluitant (que és el que intenten els mitjans, i jo veig, que ho aconsegueixen)

    Me gusta

  2. Quety Balagué

    Quizás lo que hasta ahora puede parecer el fin de una época dorada sea en realidad el fin de un sistema en que el bienestar social entre comillas, fue lo que permitió la corrupción a gran escala.
    Los payeses de mi tierra dicen que los políticos son como los cerdos. Todos chillan pero cuando se les da de comer callan. Y eso es precisamente lo que ha ocurrido. Ahora les está llegando su San Martín y ya es hora de comernos los jamones.
    Lamentablemente la situación actual siempre ha existido en este país. Siempre he visto pobres durmiendo en la calle y familias desahuciadas, pero mirábamos paro otro lado porque no nos afectaba directamente a la mayoría. Nunca nos sentimos responsables de su situación ni siquiera los veíamos porque teníamos que pensar dónde pasar nuestra vacaciones o que coche me quiero comprar.
    El momento actual nos ha hecho quitar la venda que nos habíamos puesto y empezar a pensar y razonar por nosotros mismos. Estamos empezando a mirar mas allá de nuestro ombligo, empezamos a tener consciencia de nuestro poder y estamos uniéndonos para luchar por un bien común.
    Yo sí estoy viendo brotes verdes en una revolución violenta, que no cruenta, para un cambio necesario y avanzar en liberarnos de nuestras mezquindades, de nuestros políticos, del sistema capitalista, y empezar a construir una nueva era en la que prive la humanidad en los que nos llamamos humanos y estamos demostrando que no somos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s